Tatuajes

electrología tatuajes

La tendencia a tener una zona tatuada en el cuerpo es, hoy en día, muy común, particularmente entre la gente joven. En muchos de los tratamientos que realizamos con láser nos encontramos a menudo con dibujos tatuados que contienen un vello no deseado afectando a su diseño y distorsionando su apariencia. En estos casos, procedemos a la depilación de la zona guardando una distancia de seguridad respecto al tatuaje, además de cubrirlo adecuadamente para evitar que la zona sea afectada por el alcance de la luz del láser.

Cuando queremos depilar sobre la zona tatuada, la técnica con láser resulta totalmente inapropiada, ya que el pigmento que contiene el tatuaje absorbería su luz, desfigurándolo y provocando una quemadura en la piel. En consecuencia, al trabajar sobre un tatuaje recurrimos a la electrología para asegurar una depilación completa y definitiva sin causar efectos secundarios en dichas zonas.